Una de las causas por las que existen cada vez más problemas de fertilidad, es porque las mujeres retrasamos el momento de ser madres.

Demoramos esta decisión y podemos encontrar una buena preparación mental, buena situación económica, bienestar social… pero nuestro cuerpo ya no se encuentra preparado, se agotan nuestras opciones para poder tener hijos con nuestros genes, bien porque no somos capaces de producir óvulos o los que producimos no presentan la calidad suficiente.

La vitrificación de ovocitos ofrece una alternativa para aquellas mujeres que desean demorar el momento de ser madres hasta alcanzar la estabilidad necesaria, con las mismas posibilidades de embarazo que en el momento en que se congelan.

CONGELACIÓN DE SEMEN

 

El semen se conserva a -196º, manteniendo su capacidad fertilizante durante años. Por ello, esta posibilidad debe ofrecerse a todo varón que vaya a ser sometido a tratamientos quirúrgicos, médicos o radioterapéuticos que puedan afectar a la producción de espermatozoides.

 

Indicaciones

La congelación de esperma ayuda a muchos pacientes que sin esta técnica no podrían ser padres. Se realiza en los siguientes casos:

 

1-Pacientes oncológicos

La congelación de espermatozoides permite preservar la fertilidad en pacientes que previsiblemente van a perderla debido a tratamientos de quimioterapia o radioterapia. En estos pacientes es necesario que las muestras sean congeladas antes de iniciar el tratamiento, dado que una vez iniciado, la calidad seminal puede verse alterada y comportar peligros para la descendencia.

Así pues, en la mayoría de los varones, desaparecerán los espermatozoides a los 2–3 meses del inicio de la quimioterapia. Aunque, dependiendo de los fármacos y las dosis utilizadas, duración del tratamiento y sensibilidad individual del paciente, puede recuperarse, lo habitual es que la secuela sea permanente.

En casos en que se reinicia la producción de espermatozoides, es habitual que quede reducida como consecuencia de alteraciones ocasionadas por la radio y quimioterapia. Por ello, aun con la recuperación de la formación de espermatozoides, es recomendable la congelación de semen antes de iniciar la quimioterapia.

El paciente que sufre una enfermedad cancerosa no suele conocer estos efectos secundarios y con buena lógica se antepone el diagnóstico vital al de las posibles secuelas derivadas del tratamiento. Por tanto, es responsabilidad del personal médico que atiende a dichos pacientes el informarles de estos aspectos, especialmente en lo referente a la posibilidad de congelar semen antes de iniciar el tratamiento.

 

 

2-Pacientes que van a someterse a una vasectomía

Algunos pacientes que se realizan la vasectomía deciden congelar algunas muestras a modo de precaución, por si en el futuro desearan ser padres, ya sea con la misma pareja u otra. De esta manera, se facilitarían los tratamientos futuros de reproducción asistida para obtener descendencia con esperma propio.

 

3-Pacientes con mala calidad espermática

En pacientes con una calidad espermática muy baja, es aconsejable congelar muestras previamente al inicio del tratamiento de reproducción asistida. La finalidad es asegurar que el día de la punción folicular habrá espermatozoides disponibles para fecundar los óvulos obtenidos.

 

4-Pacientes con dificultades para obtener la muestra

Algunos hombres presentan limitaciones a la hora de obtener la muestra el día de la inseminación artificial (IA) o de la fecundación in vitro (FIV). La criopreservación espermática permite manejar con mayor comodidad estos tratamientos. Por ejemplo, sería útil en aquellos pacientes con dificultades para eyacular por bloqueo psicológico o aquellos que no pueden asistir a la clínica debido a que su lugar de residencia está lejos (especialmente en los casos de ovodonación).

 

5-Donantes de esperma

En el caso de los donantes de semen, es imprescindible que se congelen las muestras para que se realicen una serie de análisis antes de ser utilizadas para asegurar que no transmiten ninguna enfermedad. La criopreservación espermática permite que dé tiempo a confirmar la ausencia de infección por VIH en las muestras donadas.

 

Congelación espermática

Generalmente, la criopreservación espermática se lleva a cabo mediante un proceso de congelación lenta. Se añaden crioprotectores a la muestra (entre ellos, algunos tienen componentes de la yema de huevo) para evitar que se produzcan daños celulares en los espermatozoides. Estos crioprotectores deshidratan las células para evitar que el agua, al congelarse, rompa las membranas, cosa que provocaría la muerte celular.

Una vez añadidos los crioprotectores, la muestra se reparte normalmente en criotubos o en pajuelas, se va descendiendo la temperatura de éstos paulatinamente y finalmente se almacenan en nitrógeno líquido, a -196ºC. Es importante destacar que es durante los procesos de congelación y descongelación cuando los espermatozoides pueden sufrir daños. Durante el almacenaje, la calidad seminal no varía.

 

En el caso de las muestras valiosas (procedentes de pacientes oncológicos, biopsias testiculares, lavados por VIH…), la congelación se puede realizar en pequeñas perlas para optimizar la utilización de éstas, ya que es posible descongelar menos cantidad de muestra cada vez.

 

 

Vitrificación espermática

 

En los últimos años, se está desarrollando una nueva técnica de criopreservación espermática: la vitrificación de espermatozoides. Es un método de congelación ultrarrápido que permite realizar el proceso en menos tiempo.

El uso de este método está muy extendido para la criopreservación de óvulos y embriones. Esto es porque son más sensibles que los espermatozoides a los procesos de congelación debido a que tienen más agua en su interior. Sin embargo, los espermatozoides no son tan problemáticos a la hora de ser congelados y no hay necesidad de recurrir a la vitrificación espermática para obtener buenos resultados.

 

Resultados obtenidos con semen congelado

En las muestras de buena calidad, a pesar de que algunos parámetros seminales pueden verse alterados tras el proceso de descongelación (como el número de espermatozoides vivos o la movilidad), esta técnica no disminuirá las probabilidades de éxito del tratamiento.

Sin embargo, si la calidad de la muestra es mala, las alteraciones en los parámetros serán más acusadas. Por tanto, para aquellas técnicas en las que se necesite una concentración determinada de espermatozoides móviles (IA), los resultados pueden verse comprometidos.

A pesar de verse alterados algunos de estos parámetros, hay estudios que han confirmado que los resultados de los tratamientos de reproducción asistida en los que se utiliza la técnica de microinyección intracitoplasmática (ICSI) con semen congelado no empeoran.

 

Contacto

Horario de atención: Lunes a Viernes de 9:00 hs a 17:00 hs

consultas@nuestrafertilidad.com.ar

Tel: (011) 5263-2769

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

 

MAPA DEL SITIO